Más causas, y menos consecuencias

11149457_824453040985701_5929514629810249109_n

La fotografía de un pobre niño ahogado en una playa del Egeo ha dado la vuelta al mundo en prácticamente 24 horas. Yo paso de poner la terrible imagen. Además, ya lo han hecho absolutamente todos los periódicos. Y en portada. Bien grandecita. Incluso a color, que llama más la atención y hace que de golpe empecemos a sentir lástima por todos estos refugiados. Refugiados que, hasta hace unas semanas, no sabíamos ni que existían.

Porque los periódicos y los medios que hoy -parece que- se escandalizan, son los que han conseguido que no sepamos una mierda de lo que ha ocurrido durante estos últimos años en lugares como Libia, Siria o Kobane, ciudad de la que, por cierto, era el pobre chaval que hoy inunda nuestras conciencias. Ciudad asolada por las tropas del Estado Islámico, defendida con uñas y dientes por las milicias kurdas. Ciudad en la que han muerto miles de niños como este. Pero no lo han hecho en una de nuestras playas. Esos no importan.

Y son estos medios los que se encargan de tratar el éxodo masivo de refugiados como un hecho aislado, completamente desestructurado. Especialistas en mostrar las consecuencias sin hablar de las causas. Especialistas en explicar con pelos y señales todo lo que ocurre en el gran y largo viaje de esta pobre gente, sin contarnos todo lo que provocó dicho viaje. Especialistas en reducir todo al término guerra, no vaya a ser que nos acordemos que hace escasos años, estos mismos medios apoyaban la intervención militar de la OTAN y occidente en esos países. Especialistas en colgar los comentarios de aquellos políticos que, o bien secundaron, o bien bombardearon estas regiones y que ahora se indignan con esta instantánea. Especialistas en humanizar, ahora, a estos niños, que cuando morían por los obuses que lanzaban los aviones del Atlántico Norte sobre una aldea afgana, solo eran “víctimas que habían muerto por error”. Especialistas en mostrarnos la última imagen de un pobre niño de tres años, arrebatándole su último derecho a la intimidad y a la dignidad. Especialistas en tratar la información como mercancía. Porque esta fotografía no se ha puesto para criticar una realidad, se ha puesto porque vende. Denunciar algo es explicarlo, ponerlo en contexto, recorrerlo históricamente, señalar sus causas, atacar a los culpables. Esta imagen, puesta para ganar visitas, en unas semanas se habrá olvidado.

Anda, y que os jodan. Menos fotos de niños muertos, más fotos de los responsables de estas muertes.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s