Refugiados y racismo

La xenofobia y el racismo se nutren de muchos factores, y uno de ellos es, sin duda, los momentos de inestabilidad derivados de las crisis cíclicas. Cuando las diferencias entre clase dominante y clase dominada se agudizan y la brecha se extiende, es necesario buscar un enemigo en el que se focalicen todos los males y toda la rabia. Así ha sido siempre. Y como así ha sido siempre, no me puedo ni me quiero fiar. Ya empiezan a verse circulando por las redes sociales esas imágenes hechas con paint que aseguran que los refugiados van a recibir casa, trabajo y no sé cuántos euros. Y no sé cuántos euros más si además tienen hijos menores. Casa, trabajo y no sé cuántas mierdas más; unos datos que no sé muy bien de dónde salen. La cosa es que esta mierda de imágenes hechas con paint suelen ir acompañadas de mensajes como “miles de españoles sin trabajo y sin dinero y ellos, por ser refugiados, van a recibir casa, dinero y trabajo”. Y un coche, y un chalé en Torrevieja, que si cuela, cuela. Y ahí es donde empiezan a crecer los monstruos.

Porque la jugada ha sido maestra, hay que reconocerlo. Las potencias occidentales han propiciado, secundado y apoyado guerras y bombardeos en esos países. Y tras los más que evidentes beneficios que supone la venta de armamento, tras los más que evidentes beneficios que vienen tras el expolio de los recursos naturales de esos países, vienen las miles y miles de personas que huyen de la barbarie, de las bombas y de la muerte. Algo que era lógico que llegaría a suceder. Todo forma parte de la jugada.

El lavado de cara es el siguiente movimiento. Toca dar la bienvenida a los refugiados a la ansiada Europa, llena de oportunidades, cuna de la democracia. Y tras la foto, tras el selfie de Merkel con los refugiados, tras la pantomima mediática con el hombre pateado por la reportera en Hungría, tras el millón de euros donado por el Real Madrid y tras el maquillaje de Merkel y Hollande diciendo que tenemos que ser solidarios con loDibujode23s refugiados, llega la normalidad. Y como ya hemos dicho, no podemos fiarnos. Sigue la jugada.

Aparecen los primeros titulares: “los refugiados sirios ya trabajan en Alemania por un euro la hora”. Trabajos precarios, sueldos ínfimos, mano de obra barata a rebosar. Son miles de personas que vienen sin nada y que van a aceptar cualquier trabajo. La casa, el empleo digno, el dinero, el coche y el chalé en Torrevieja aún no han llegado. Pero la mierda de imágenes hechas con paint siguen aumentando. Y con ellas, las movilizaciones de partidos como Pegida en Alemania, el cierre de fronteras en Europa, porque nos vienen a invadir, nos quitan el trabajo y encima se llevan una vivienda gratis. Racismo latente.

Y mientras la clase trabajadora de los países imperialistas tiene un nuevo enemigo, la clase dominante cada vez es más rica y sigue estando protegida. Beneficios de una guerra provocada, reparto de recursos naturales, imagen positiva que da la bienvenida a refugiados y más mano de obra de la que aprovecharse. Y como no me fío, de esta gente no me extrañaría que metiese en Europa a ‘más refugiados de lo normal’ -entiéndase a qué me refiero- para, de aquí a unos años, contar el cuento de que no hay trabajo porque hay demasiados inmigrantes. Jugada maestra.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s